Millor no canviïs de carril.



Otra estrategia que se intenta transmitir desde hace tiempo a los conductores es que en los atascos en carretera la mejor estrategia es no cambiar de carril, por mucho que los coches de al lado parezcan ir siempre en el carril de los listos, algo que ya analizaron Redelmeier y Tibshirani de la Universidad de Toronto para concluir que esa rapidez es un efecto psicológico y no real.

La razón más poderosa para no cambiarse puede verse descrita gráficamente en uno de los vídeos divulgativos de CP Grey y tiene que ver con la razón última por la que se forman los atascos: cuando los tiempos de reacción de los conductores no son suficientes para adaptarse a los frenazos, aceleraciones o incorporaciones de otros coches a la carretera. Según los análisis, cambiar de carril equivalente prácticamente a adaptarse a una incorporación desde otra vía. De modo que la razón por la que es mejor no hacer nada es doble: mejor no crear más trastornos y problemas a los demás conductores y además no cometer el error de cambiarse a otro carril que no necesariamente es más rápido aunque lo parezca.

Alvaro Ibáñez 'Alvy', Cuando las matemáticas del 'no hacer nada' funcionan, El País 13/0672017

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.

Zombificació.