Republicanisme modern.



El republicanismo contemporáneo o neorrepublicanismo (etiqueta que me parece más apropiada) se caracteriza por tres rasgos definitorios: en primer lugar, a diferencia del socialismo, es un ideal no contrastado y, por tanto, está a salvo de la enojosa evaluación de sus realizaciones. En segundo, para legitimar su autoridad, apela a un largo linaje que incluye la práctica totalidad de los pensadores del canon político de Occidente. Esto es, los santos del republicanismo son de probada calidad y van desde Aristóteles a Tocqueville, pasando por Locke y Montesquieu. En tercer lugar, el neorrepublicanismo ofrecía una balsa de salvamento en la que todos los temas de la nueva izquierda nacida en los años sesenta (la democracia participativa, la emancipación de los distintos grupos y minorías de la sociedad, la justicia social) encuentran allí acomodo sin necesidad de enarbolar la ya enojosa bandera del socialismo.

Ángel Rivero, La virtud del (neo)republicanismo, Revista de Libros 29/05/2017

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Freud: la geneologia de la moral.

Zombificació.